sábado, 14 de abril de 2007

Animales




I: Partiendo de la elegancia, el estilo predomina sobre algunas especies: los arácnidos bien podrían ser primos de los felinos. Además, ambos dan la impresión de estar siempre malhumorados.

II: Un perro viejo ya no se anima  a sonreírnos de manera cotidiana con su cola; ha aprendido a hacerlo con la mirada. La mirada de un perro viejo sabe hablar.

III: A menudo,  los perros domésticos dan la apariencia de bonachones. Los callejeros, de audaces.

IV: La alegría del perro es uno de los mayores logros de la naturaleza por lograr su equilibrio.

V: Hoy que me marcho de este cuarto, sé que extrañaré a mi huésped. Las arañas comprenden lo irresponsable que es despedirse.
 Siempre escondida en ese hueco en la ventana, a la espera, restaurando su lecho o en una ofensiva al asecho. Desafiante al encuentro con la eterna mosca que lograba evadir mi cerveza.
 Realmente gozaba al verla abrazando a sus insectos con autoridad. Yo acercaba el oído a su nido para escuchar los últimos aleteos de muerte; interpretando además ese zumbido dolorido como el máximo deseo de sobrevivencia. La vida y la muerte, vencedor y perdedor; ambas causas heroicas.
 Su decisión sin titubeos fue lo que me hizo quererla un poco; además de que era viuda...

VI: Dios es neutro. El hombre aparenta. Los animales inferiores son sinceros.

VII: El sexto sentido de los gatos les hace presentir su propia muerte.

No hay comentarios: