sábado, 14 de abril de 2007

Arte




I: Hay dos clases de admiradores del arte: los que lo utilizan para terapearse y los que lo asimilan como belleza.
 Aquellos no lo comprenden realmente. Por su parte, los que logran interpretarlo tal cual es, terminan aceptándose mejor a sí mismos, sabedores de que el arte nunca cerrará el círculo, representando para ellos la diversión en su extrema y transparente expresión: estrategia humana  producto del ingenio.
Es entonces cuando los problemas interpersonales se agudizan, al asomarse al pasmo.

II: Me abandono a mis abatimientos matinales porque de ellos surgirá la inspiración cada noche.
Trismegisto diría que no existe el éxtasis ni el hastío: simples  grados de una  sola causa.
No puede ser de otra manera: el arte seguirá salvando a las generaciones a través de la  nobleza de sus gritos.

III: Todo tiene su tiempo, incluso la indolencia. Es un arte enfocarla al trabajo, despertando a la creatividad.

IV: ¿Le puedes dar algo a un artista? ¿Le pertenece algo al artista?

V: Una idea en la mente del artista, suele ubicarse un paso atrás respecto a la forma de la obra ya desarrollada; dos pasos detrás de su fondo.

VI: Necesito  la cadencia que abarque un solo tono.

VII: El arte es la nada descubierta por intuición, moldeada en un azar de la técnica. Una obra de arte es el todo sostenido por lo mínimo.

VIII: La improvisación ordenada guía al artista hacia su creación.

IX: Aún es posible confiar en una faceta del humano: aquélla que le incite al arte.

X: El libro La Sabiduría, de La Biblia, es un lado de la moneda. El otro  reposa en los bolsillos eternos de los grandes artistas.

XI: En todas direcciones, en todos los rincones ronda una burda concordia que no pasa de ser petulancia, arrogancia complacida. Detesto a esos artistas con rostro de Monna Lisa embarazada, delatando el dominio de que son objeto por parte de su soberbia.

XII: El estilo del underground adoptado por la mayoría de artistas latinoamericanos, desde los años sesentas hasta ahora, fue un refrito sin sal basado en modelos similares europeos, de la primera mitad del siglo XX… ¿Seguirán así?
La opción es tan difícil como sencilla:  carácter, actitud. Aptitud.

XIII: Romper con lo establecido, en cualquier aspecto de la vida, no tiene el menor significado si el compromiso adolece del mínimo sentido artístico.

 XIV: El arte que inquieta a  la intimidad se refleja, en parte, en el temperamento. El aroma, el espíritu del arte que envuelve  nuestro ser, se amolda, se adormece en el alma.

XV: Un artista incomprendido debe canalizar el rencor  agudizando su sensibilidad.

XVI: Una convicción pura no conoce  arrepentimientos.
No creo en los grandes hallazgos; comparto simples conclusiones fortuitas de una fe.

XVII: La clase sin lujo es la fineza.

XVIII: El ser humano es diverso. El arte, universal. La crítica...

XIX: Si quieres saber si tu obra vale la pena, júzgala en el momento de experimentar cualquier clase de éxtasis.

XX: Parcialmente, el actor es el títere del autor; el autor, la sombra del actor. Fusionados en el escenario son una verdad  profunda.

No hay comentarios: